Tendinitis de Rodilla: tipos, causas, síntomas, diagnostico y tratamiento

La tendinitis de rodilla es la inflamación de uno de los tendones que están anatómicamente en contacto con la importante articulación entre el muslo y la pierna.

La tendinitis de rodilla es, en su mayor parte, una patología causada por la sobrecarga funcional; esto significa que surge de la repetición continua de un movimiento que provoca un estrés perjudicial para el tendón implicado en el proceso inflamatorio.

Hay 3 tipos de tendinitis de la rodilla: tendinitis rotuliana, tendinitis del cuádriceps y tendinitis poplítea. La tendinitis de la rodilla suele ser responsable de síntomas con una localización local (es decir, en la rodilla), como: dolor, hinchazón, enrojecimiento y calor.

Normalmente, una exploración objetiva y la historia clínica son suficientes para diagnosticar la tendinitis de rodilla; sin embargo, a veces también se necesitan pruebas de imagen. El tratamiento de la tendinitis de rodilla suele ser conservador; la cirugía sólo está indicada en casos extremos.

Tendones y tendinitis: una breve revisión

Tendones: ¿Qué son?

Un tendón es una banda de tejido conectivo fibroso, con cierta flexibilidad y alto contenido en colágeno, que une un músculo esquelético a un hueso.

Tendinitis: ¿Qué es?

«Tendinitis» es el término médico para la inflamación de un tendón. La tendinitis es una afección que puede producirse por un traumatismo agudo en el tendón inflamado o por su sobrecarga funcional.

Qué es y cómo se produce

Tendinitis de rodilla: ¿Qué es?

La tendinitis de rodilla es la inflamación de uno de los tendones que están anatómicamente en contacto con los elementos óseos de la articulación de la rodilla.

Tipos de tendinitis de rodilla

Los tendones que están anatómicamente en contacto con los elementos óseos de la rodilla y son los posibles protagonistas de la tendinitis de rodilla son

  • El tendón rotuliano (o ligamento rotuliano o ligamento de la rótula), que conecta la parte inferior de la rótula (o rótula) con una prominencia en la parte distal-anterior de la tibia, llamada tuberosidad tibial.
  • El tendón del músculo cuádriceps, que conecta el músculo cuádriceps femoral (el músculo principal de la parte delantera del muslo) con la parte superior de la rótula.
  • El tendón del músculo poplíteo, que conecta el músculo poplíteo (un músculo de la porción posterosuperior de la pierna) con el cóndilo lateral del fémur y la cápsula articular de la rodilla.

En vista de ello, existen tres tipos de tendinitis de rodilla:

  • Tendinitis rotuliana, que afecta al tendón rotuliano.
  • Tendinitis del cuádriceps, que afecta al tendón del músculo cuádriceps.
  • Tendinitis poplítea, que afecta al tendón del músculo poplíteo.

De estos tres tipos de tendinitis de rodilla, la más común es, sin duda, la tendinitis rotuliana; esta última también se conoce como «rodilla de saltador».

Causas

¿Cuáles son las causas de la tendinitis de rodilla?

En la mayoría de los casos, la tendinitis de la rodilla es una patología de sobrecarga funcional, es decir, es el resultado de la repetición continuada de un gesto que cosquillea de forma perjudicial el tendón que luego será objeto de inflamación.

¿Quiénes son los que más sufren la tendinitis de la rodilla?

La tendinitis de rodilla puede afectar a cualquier persona; sin embargo, estadísticas en mano, esta molesta inflamación es especialmente común entre las personas que hacen ejercicio regularmente y entre los individuos que practican trabajos que implican una tensión particular en la rodilla

Tendinitis rotuliana: ¿Quién tiene más riesgo?

La tendinitis rotuliana afecta principalmente:

Los que practican deportes en los que se esperan cambios bruscos de dirección al correr, saltar y brincar (por ejemplo, voleibol, baloncesto, fútbol, atletismo, etc.). No es de extrañar que esta tendinitis se llame también rodilla de saltador.

Quien trabaje como conductor de camión o carretilla elevadora. Las personas que realizan estos trabajos someten el tendón rotuliano a una tensión cada vez que actúan sobre los pedales utilizados para controlar el vehículo.

Tendinitis del cuádriceps: ¿Quién tiene más riesgo?

La tendinitis del cuádriceps afecta principalmente a quienes practican deportes que implican: correr a gran velocidad alternando con frenadas bruscas, saltos, brincos y flexiones de piernas (la llamada sentadilla).

Hay que señalar que el tendón del cuádriceps es una banda muy fuerte, que es poco probable que se inflame.

Tendinitis poplítea: ¿Quién tiene más riesgo?

La tendinitis poplítea afecta sobre todo a los corredores y a los apasionados del senderismo en la montaña (en este último caso, lo que provoca la inflamación es sobre todo caminar cuesta abajo).

Tendinitis de rodilla: factores de riesgo

Entre los factores de riesgo de la tendinitis en la rodilla, están

  • La práctica de deportes en los que se corre con cambios de dirección y frenadas bruscas, saltos, brincos y flexiones de piernas.
  • Practicar trabajos que impliquen movimientos que tensionen los isquiotibiales.
  • El uso de calzado inadecuado.
  • Falta de tono de los músculos del muslo.
  • Falta de flexibilidad de la articulación (este factor puede deberse a la edad avanzada o a un estilo de vida sedentario).
  • La ausencia de alineación fisiológica entre la rótula, la pierna, el tobillo y el pie (por ejemplo, el valgo).
  • Dismetría de los miembros inferiores.
  • Sobrepeso/obesidad.
  • Infiltración repetida de corticoides (si se utilizan de forma inadecuada, estos fármacos debilitan los tendones).

Tendinitis de rodilla en los jóvenes

Debido a razones dependientes del crecimiento, los jóvenes pueden sufrir dos formas particulares de tendinitis de rodilla: la llamada enfermedad de Osgood-Schlatter y la enfermedad de Sinding-Larsen-Johansson.

La enfermedad de Osgood-Schlatter se debe a un mecanismo anormal de tracción del tendón rotuliano hacia la tuberosidad tibial, asociado a una inmadurez de ésta; esta afección se caracteriza por un sufrimiento no sólo del tendón rotuliano, sino también (y sobre todo) de la tuberosidad tibial (ya que está sometida a continuos «tirones» por parte del tendón rotuliano).

La enfermedad de Sinding-Larsen-Johansson, en cambio, se asocia a fenómenos de estrés que actúan sobre la porción del tendón rotuliano conectada a la parte inferior de la rótula.

La enfermedad de Osgood-Schlatter y la enfermedad de Sinding-Larsen-Johansson son el resultado de un desequilibrio entre el crecimiento esquelético (más rápido) y el crecimiento musculoesquelético (más lento).

Síntomas y complicaciones

Tendinitis de la rodilla: síntomas

Los síntomas de la tendinitis de rodilla varían en relación con el tendón que se inflama. En general, los síntomas de la tendinitis de rodilla son más graves y afectan a la vida diaria del paciente cuanto más grave es el estado inflamatorio.

Tendinitis rotuliana: síntomas

Cuando afecta al tendón rotuliano, la tendinitis de la rodilla provoca una sintomatología bastante típica, que incluye

  • Dolor en el tendón rotuliano. Este dolor mejora con el reposo, mientras que empeora con la actividad física (especialmente si ésta incluye saltar o correr).
  • Sensación de dolor debajo de la rodilla.
  • Engrosamiento del tendón rotuliano.
  • Sensación de rigidez en la rodilla.

En los casos menos graves, los síntomas de la tendinitis rotuliana surgen sólo durante la actividad física que implica correr, saltar y brincar; en los casos más graves, sin embargo, están presentes incluso en reposo o durante las actividades físicas cotidianas, como subir escaleras o conducir un vehículo.

Tendinitis del cuádriceps: síntomas

Cuando afecta al tendón del músculo cuádriceps, la tendinitis de los isquiotibiales suele provocar dolor en la parte inferior del muslo, justo por encima de la rótula, que tiende a empeorar al flexionar la rodilla.

A veces, en el mismo lugar donde se localiza el dolor, esta tendinitis puede causar también: hinchazón, dolor y sensación de calor.

En los deportistas, el dolor resultante de la tendinitis en el músculo cuádriceps impide el rendimiento normal del deporte practicado.

Tendinitis del músculo poplíteo: síntomas

En caso de que afecte al tendón del músculo poplíteo, la tendinitis en la rodilla provoca:

  • Dolor en la parte exterior y a veces detrás de la rodilla.
  • Hinchazón y/o enrojecimiento en la parte exterior de la rodilla.
  • Sensación de debilidad en la rodilla.
  • Sensación de hundimiento de la rodilla, especialmente en el momento de la carga.

Hay que tener en cuenta que el dolor producido por la tendinitis del poplíteo se hace más intenso durante los movimientos de extensión y flexión de la rodilla.

Tendinitis de rodilla: complicaciones

En ausencia de un tratamiento adecuado, la tendinitis de rodilla da lugar a complicaciones; en particular, en esas ocasiones, ocurre que la inflamación se agrava hasta el punto de dañar el tendón implicado (tendinopatía grave), o incluso, en el caso de la tendinitis rotuliana, provocar su rotura.

Cuando la tendinitis de la rodilla provoca complicaciones, es más difícil de tratar y puede requerir cirugía.

Tendinitis de rodilla: ¿cuándo hay que acudir al médico?

En presencia de un dolor de rodilla que te haga sospechar de una tendinitis, debes interrumpir inmediatamente cualquier actividad física de riesgo y acudir inmediatamente al médico para que te examine.

Diagnóstico

Diagnóstico de la tendinitis de rodilla: ¿Cómo reconocerla?

En la mayoría de los casos, para el diagnóstico de la tendinitis de rodilla basta con una exploración física precisa y una historia clínica completa.

Sin embargo, si estas investigaciones no son suficientes para establecer el cuadro clínico preciso, es necesario recurrir a exámenes de imagen, como:

  • Ecografía músculo-tendinosa. Esto nos permite analizar el estado de salud del tendón inflamado y del músculo conectado.
  • Resonancia magnética. Permite una visión precisa de cada componente de la articulación de la rodilla.
  • Rayos X. Se utilizan si el médico que diagnostica sospecha algún problema óseo relacionado con la tendinitis de rodilla.

Examen objetivo

Durante la exploración objetiva que sirve para identificar la tendinitis de rodilla, el médico palpa la rodilla del paciente en puntos significativos para el diagnóstico; además, le pide que realice, con la rodilla que sufre, movimientos específicos que, en caso de tendinitis, evocarían dolor (la presencia de dolor al realizar estos movimientos es, por tanto, una señal de alarma).

Anamnesis

En el camino que lleva al diagnóstico de la tendinitis de rodilla, la anamnesis permite establecer las causas y los factores que han favorecido la aparición de la inflamación. El conocimiento de las causas y los factores de riesgo de la tendinitis de rodilla es importante a la hora de planificar el tratamiento.

Terapia

Tendinitis de rodilla: tratamiento y remedios

Normalmente, el tratamiento de la tendinitis de rodilla consiste en un tratamiento conservador, basado en:

Descanso funcional del miembro inferior dolorido.

En términos prácticos, el reposo funcional del miembro inferior dolorido significa que el paciente debe suspender completamente la actividad responsable de la afección en curso y evitar cualquier práctica relacionada.

La duración del reposo varía de un caso a otro, dependiendo de la gravedad de la inflamación; ciertamente, un indicador importante de los beneficios del reposo es la ausencia total de dolor durante los movimientos con la rodilla que antes eran dolorosos;

La aplicación de hielo en la zona dolorida.

Si se utiliza de forma correcta, el hielo tiene un increíble poder antiinflamatorio y analgésico, especialmente al principio de una inflamación. En general, las indicaciones para su uso son: 4-5 compresas al día sobre la zona dolorida (en el caso de la tendinitis de rodilla, la zona precisa depende de qué tendón esté inflamado), durante 15-20 minutos cada una (las aplicaciones más cortas o más largas son ineficaces).

La aplicación de un vendaje de compresión alrededor de la rodilla.

El vendaje de compresión alivia el dolor y acelera la curación.

Tomar un antiinflamatorio no esteroideo o paracetamol.

El uso de estos medicamentos está indicado para calmar la inflamación y los síntomas de dolor.
Entre los AINE, el más utilizado por los enfermos de tendinitis de rodilla es el ibuprofeno.

Inyección local de corticoides.

Los corticoesteroides son una alternativa a los antiflamatorios y al paracetamol cuando estos últimos son ineficaces y los síntomas persisten. El uso de corticoesteroides en el tratamiento terapéutico de la tendinitis de rodilla es poco frecuente debido a los posibles efectos secundarios relacionados con el uso de los fármacos en cuestión.

Hay que recordar que los corticoides deben tomarse con prescripción médica.

Ejercicios de fisioterapia.

Imprescindible para la recuperación completa de los casos más moderados-graves, la fisioterapia para quienes padecen tendinitis de rodilla proporciona ejercicios propioceptivos y de estiramiento y fortalecimiento de los músculos de la extremidad inferior que la padece (el distrito muscular preciso implicado varía en función del tipo de tendinitis de rodilla).

Para saber en qué consisten exactamente estos ejercicios, lo mejor es consultar a un experto en la materia con experiencia en problemas de isquiotibiales.

A veces, a estos tratamientos conservadores, el médico puede añadir terapias instrumentales como: ultrasonidos, tecarterapia, iontoforesis y/o TENS (acrónimo que significa: Estimulación Eléctrica Nerviosa Transcutánea).

Cirugía: ¿cuándo puede ser útil?

Por lo general, la tendinitis de rodilla no requiere cirugía. Sin embargo, si los síntomas persisten durante meses a pesar del tratamiento conservador descrito anteriormente, o si la afección ha evolucionado a una lesión tendinosa o, peor aún, a una rotura tendinosa, la cirugía se convierte en una opción terapéutica obligatoria.

La técnica quirúrgica utilizada para el tratamiento de la tendinitis de rodilla es la artroscopia.

Prevención

Tendinitis de rodilla: ¿Cómo prevenirla?

La prevención de la tendinitis de rodilla se basa en:

  • Participar en actividades deportivas de riesgo siguiendo un programa de entrenamiento bien estructurado, que incluye periódicamente una semana de «descarga».
  • Cuando te acerques por primera vez a una actividad deportiva de riesgo, déjate seguir por un experto en la materia, para aprender la técnica correcta para realizar todos los movimientos previstos.
  • Realiza un correcto calentamiento muscular antes de iniciar cualquier actividad deportiva relacionada con la tendinitis de rodilla.
  • Haz pausas durante las actividades laborales o los pasatiempos que supongan un gran esfuerzo para las extremidades inferiores.
  • Equípate con material de calidad para la práctica de actividades deportivas de riesgo.
  • Evita el uso de corticoesteroides a menos que sea estrictamente necesario y en ausencia de una prescripción médica.
  • Lleva un calzado cómodo.

En el deporte, la prevención de la tendinitis de rodilla se basa en: el descanso programado, la dosificación de la carga de trabajo y la variación del entrenamiento.

Cómo prevenir el agravamiento de la tendinitis de rodilla

Para prevenir el agravamiento de la tendinitis de la rodilla, es esencial abstenerse inmediatamente de cualquier actividad que provoque dolor, aunque éste sea soportable o controlable con un antiflamatorio o una rodillera ortopédica.

Pronóstico

Tendinitis de rodilla: tiempo de recuperación

El pronóstico de la tendinitis de rodilla varía en función de la gravedad de la inflamación y de la oportunidad del tratamiento.

En general, la recuperación de una tendinitis de rodilla de leve a moderada (la mayoría de los casos) puede llevar de 1 a 3 semanas; en cambio, la recuperación de una tendinitis de rodilla grave que requiera cirugía lleva de 6 a 8 meses.

Artículos Relacionados


Visita Nuestras redes

La información contenida en este sitio se presenta únicamente con fines informativos, en ningún caso pueden constituir la formulación de un diagnóstico o la prescripción de un tratamiento, y no pretenden ni deben en modo alguno sustituir la relación directa médico-paciente o la visita al especialista . 

Te recomendamos buscar siempre el consejo de un médico y / o especialistas con respecto a cualquier indicación reportada.  Si tienes alguna duda o pregunta sobre el uso de un medicamento, debes comunicarte con tu médico.  Lee el descargo de responsabilidad »

Mario Guzmán López
Redactor Freelance con 7 años de experiencia. Especializado en salud y nutrición.